COMUNICADO OFICIAL PARA EL CONSEJO ESCOLAR DEL ESTADO

En España, a 14 de abril de 2020.

A la atención del Consejo Escolar del Estado,

Son estos, sin duda, días convulsos en los que nos ha tocado vivir y decidir. La incertidumbre sobre qué pasará, cuánto durará, se hace más presente e inunda cualquier actividad. Lo que era normal se diluye, se difumina dado a que otra normalidad es la que ahora ocupa su sitio y, probablemente, conviva con nosotras y nosotros durante un tiempo y, quizás, se instaure. Trasladado al ámbito educativo, pasillos, aulas y patios de colegios e institutos se han quedado desolados, carentes de esa vida que solo el alumnado sabe darle. Este alumnado tiene ahora como rutina 24 horas y 7 días a la semana de permanencia en casa donde, lo que antes le nutría como persona, esto es, las relaciones sociales, el intercambio de experiencias, el aprendizaje de la vida en comunidad, se ha bloqueado, reducido y, en muchos casos, desaparecido. Ante esta situación que refleja la realidad de muchas familias, ¿qué rol ha adoptado la escuela?¿Qué respuesta le está dando a lo descrito?

Desde los organismos socioeducativos el impulso es constante, de hecho, difícilmente, encontraremos otros momentos recientes donde se hable tanto de educación. A pesar de ello, las instrucciones y recomendaciones que se lanzan van ligadas a conceptos como "evaluación", "avanzar temario", "consolidación", "repetición de curso", y similares. Una vez más, y a pesar de lo significativo de la situación, se aparta del centro de estas decisiones su motivo principal: el alumnado y, como expansión, a las familias, siendo la parte burocrática y administrativa de la actividad docente la que ocupa su lugar.

¿Cómo pretendemos gestionar esta carga emocional "extra" que también se ha añadido a nuestros niños y jóvenes?¿Qué herramientas y propuestas metodológicas proponemos para salvaguardar la salud mental de nuestros niños y jóvenes?¿Serán nuestros niños y jóvenes de hoy, los adultos que en un mañana afronten situaciones tan desconcertantes como la que estamos viviendo? Tenemos que ser conscientes que el sistema educativo y todos los profesionales de las ciencias de la educación, y demás ámbitos del conocimiento humano, tenemos que partir de un equilibrio emocional y una salud mental del alumnado para desarrollar su cognición, son muchos los estudios científicos que así lo certifican. Por ello, ASEDEM hace un llamamiento a la reflexión conjunta para priorizar lo importante, entendido esto como dar respuesta real a las necesidades del alumnado. Como apuntó recientemente Francesco Tonucci: "Aprovechemos para pensar si otra escuela es posible".

Sin más que añadir, desde ASEDEM agradecemos su tiempo y atención.